¿”COCCIONAS” ADECUADAMENTE?

LAS COCCIONES Y SU IMPORTANCIA

Cocinar los alimentos a la temperatura adecuada y en los recipientes y o utensilios adecuados es de suma importancia para su óptimo rendimiento nutricional. En ocasiones pasamos por alto este factor y en el trayecto el alimento a consumir va perdiendo multitud de propiedades. Para minimizar los efectos del calor sobre los alimentos sobre todo en aquellos que contienen gran cantidad de vitaminas termolábiles, ahí te van mis NUTRIPAUTAS:

  • La cocción más recomendable es la baja temperatura: rápida al vapor, o bien corta en olla a presión. Siempre y cuando no alcance la temperatura de 100º o 140º respectivamente. En el mercado encontrarás una amplia gama de métodos de cocina al vapor desde los más sofisticados (robots, eléctricos) a la clásica olla vaporera. Otra opción es cocinar en el horno con la función vapor.
  • Escaldado: las verduras y hortalizas (excepto patatas) quedarán en su punto crujiente al someterlas unos minutos al agua hirviendo
  • Hervido: resto de alimentos u hortalizas que necesitan más tiempos de cocción, siempre teniendo en cuenta que éstas cuanto menos se haga y más entera se hierva menos vitaminas y minerales perderá con el agua.
  • Salteado/Rehogado: es una de mis opciones favoritas, pues prácticamente es un vapor pero más sabroso. Consiste en poner los alimentos en una sartén, cocotte, wok o similar con un poco de aceite de oliva o de coco, sésamo, girasol… y un chorrito de agua. Tapar y dejar unos minutos dependiendo del alimento que se trate. Luego condimentar al gusto.
  • Estofado: a baja temperatura y a fuego lento en cocotte u olla de hierro vitrificado es la opción más interesante para los alimentos que necesitan ser más cocinados como las carnes o pescados.
  • Frito: es la opción menos recomendable. No obstante, si se opta por las frituras hay que tener en cuenta que se debe hacer en una sartén adecuada para el uso y con el aceite nuevo sin reutilizar
  • Plancha, Brasa y Ahumado: son formas de cocinar que deberían ser opciones muy ocasionales ya que, en el proceso de cocción los alimentos son sometidos al calor directo y se forma una capa de quemado que es muy perjudicial para el organismo
  • Microondas: no es recomendable para cocinar alimentos

A modo de resumen, cocina tus alimentos para sacarles el mayor partido nutricional, el mayor sabor y la mejor textura. Un vapor, un rehogado corto, un salteado corto, un hervido al dente. No es necesario que te prives de lo que te gusta. La comida es un disfrute y si te nutre eres tú

COME, GOZA, VIVE!!

 

¿TE ACOMPAÑO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *